The Knick (T2): La consagración

Después de que la anterior temporada dejase un buen sabor de boca, ‘The Knick‘ alcanza un grado de maestría que la lleva a ser una de las mejores series del momento.

serieTheKnickT2-Interior

Ojito, a partir de aquí posibles SPOILERS. Avisados estáis.

Con cada serie encuentras un momento en el que te sientes completamente enganchado y formas parte de la dinámica de la misma. Entiendes a los personajes, odias y amas a unos y otros y eres participe de lo que sucede. ‘The Knick’ en su segunda temporada eleva el listón ofrecido con anterioridad. Sus particulares planos cámara al hombro, sus largas tomas, su música psicodélica, su ambientación… En esta temporada la serie ha sido justo lo que tenía que ser.

Creada y escrita por Jack Amiel y Michael Begler está ambientada en el Nueva York de 1900. Se adentra en los entresijos de la medicina moderna en la que los médicos no dudaban en sobrepasar los límites de la ética y la moral de su época en favor de la investigación científica. El hospital afronta una etapa turbulenta en la segunda temporada: la escasez de pacientes, los errores de financiación y la ausencia del doctor John W. Thackery hospitalizado en Nueva Inglaterra por su ahora expuesta adicción a la cocaína, han llevado a la junta del hospital a cerrar sus puertas y trasladarlo a la parte alta de la ciudad.

Tras los sucesos acontecidos en la temporada anterior, nos encontramos en el comienzo de una nueva era para todos los personajes principales. Thackery se repone de su adicción, el doctor Edwards tiene problemas de visión, Barrow se mete en líos, Cornelia se ve envuelta en una investigación… y todos ellos están fantásticamente bien dirigidos. Mención especial para Clive Owen, más Thackery que nunca y un nivel por encima del resto del reparto (por otro lado lógico, su personaje es el que más gusta). Ojito a la escena final en el quirófano con operación de por medio, capaz de hacernos olvidar la respiración.

Pero en ‘The Knick’, hasta los personajes que parecen más secundarios tienen su momento de gloria o su historia paralela que se entrecruza con la trama principal. Es el caso de la hermana Harriet o Cleary, o la transformación que sufre la enfermera Elkins al final de la temporada, pasando casi de ángel a demonio.

Sin tener garantizada una tercera temporada (pues siempre fue concebida para dos), ‘The Knick’ se consagra, se eleva al Olimpo de las grandes series en su segunda temporada dejándonos deseosos de más. Las historias atrapan, los planos llaman la atención, los personajes enganchan, la música gusta… Necesitamos una tercera entrega.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s