Regresión: Efectista y tramposa

Minnesota, 1990. El detective Bruce Kenner investiga el caso de la joven Angela, que acusa a su padre, John Gray, de haber cometido un crimen inconfesable. Cuando John, de forma inesperada y sin recordar lo sucedido, admite su culpa, el reconocido psicólogo Dr. Raines se incorpora al caso para ayudarle a revivir sus recuerdos reprimidos. Lo que descubren desenmascara una siniestra conspiración.

criticaRegresion-Interior

Tengo a Alejandro Amenábar por un buen director, de esos que cuando rueda una película y llega el momento de estrenarla voy al cine porque sé que no suele defraudar. Pero la acogida tibia que había tenido me desconcertó lo suficiente como para recuperarla mejor en DVD. Y es que encuentro tantos problemas en su nueva película, ‘Regresión’, que me cuesta creer que el hombre que dirigió ‘Abre los ojos’ o ‘Tesis’ sea el responsable de esta si no fuese por un par de secuencias.

Sin paños calientes, ‘Regresión’ tiene su principal problema en una historia que no da excesivo juego. Por estar en manos de quien está, hay un momento en que la película me tuvo enganchado (el juego de la secta), pero me costó bastante. Hablamos de que tardé más de una hora en conectar con lo que sucedía en pantalla, principalmente porque no se explica nada de sus personajes, absoluta y llanamente planos. Por poner un ejemplo, Nada o poco sabemos del policía que interpreta Hawke, más allá de que esté divorciado. O de su compañero psicólogo.

Aunque la película tenga un par de momentos de lucidez en los que, como digo, logre enganchar, y en los que nos volvemos a encontrar con el verdadero Amenábar, nos damos de frente con un muro, representado por su resolución final, verdaderamente tramposa y lamentablemente obvia. De todas las soluciones posibles que uno podía imaginar para la historia, quizás por respeto a los hechos reales en los que se basa, pero llegué a pensar en un desenlace un poco más fantástico, que le diese un toque de intriga a la cinta.

‘Regresión’ tiene el típico argumento de película de sobremesa, de ver en televisión después de comer, pero con una factura digna de Hollywood debido a su director. Lamentablemente, su efectismo y sus trampas, no son suficientes.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s