Los odiosos ocho: Verborreico espectáculo

Unos años después de la Guerra de Secesión, una diligencia avanza a toda velocidad por el invernal paisaje de Wyoming. Los pasajeros, el cazarrecompensas John Ruth y su fugitiva Daisy Domergue, intentan llegar rápidamente al pueblo de Red Rock, donde Ruth entregará a Domergue a la justicia. Por el camino, se encuentran con dos desconocidos: el mayor Marquis Warren, un antiguo soldado de la Unión convertido en cazarrecompensas de mala reputación, y Chris Mannix, un renegado sureño que afirma ser el nuevo sheriff del pueblo. Como se aproxima una ventisca, Ruth, Domergue, Warren y Mannix se refugian en la Mercería de Minnie, una parada para diligencias de un puerto de montaña. Cuando llegan al local se topan con cuatro rostros desconocidos. Bob, que se encuentra allí refugiado junto con Oswaldo Mobray, verdugo de Red Rock, el vaquero Joe Gage y el general confederado Sanford Smithers. Mientras la tormenta cae sobre la parada de montaña, los ocho viajeros descubren que tal vez no lleguen hasta Red Rock después de todo…

criticaLosOdiososOcho-Interior

La primera gran cita importante del año es la octava película del director Quentin Tarantino, que tras ‘Django Desencadenado’, repite en el género del western con un gran reparto y gran y elevado metraje.

Asistir al visionado de ‘Los odiosos ocho’ supone otra experiencia singular de la mano del afamado director en una película que cuenta con todos los ingredientes del cine de Tarantino: grandes interpretaciones, hiperviolencia, sangre y mucha, mucha verborrea. A quien no le guste esto, por favor que no se meta en el cine y deje disfrutar al resto.

Como le gusta al amigo Quentin que sus personajes hablen y hablen sin parar y aunque es cierto que siembra para acabar cosechando, la primera hora y veinte de película puede resultar un pelín monótona y aburrida en donde vamos conociendo a los diversos personajes de la función. Prima el diálogo sobre la acción y el viaje por la nevada montaña puede hacerse un poco cuesta arriba.

Pero si eres paciente, entonces llega la segunda hora y veinte de película, cuando Tarantino ya ha puesto todos los ingredientes en la cazuela y solo falta degustar el resultado final. La segunda parte del film es puro espectáculo, cine en estado puro y un disfrute para el espectador. Me atrevería a decir que es la parte dónde los actores más han disfrutado (en especial Samuel L. Jackson y Jennifer Jason Leigh). No falta, incluso, el homenaje a su propio cine en una escena de Michael Madsen (los más atentos se darán cuenta).

Una vez que los personajes están en la cabaña y comienza el juego a lo Agatha Christie (Quién miente, quién no miente, quién es el villano allí), ‘Los ocho odiosos’ se convierte en una película de visionado obligatorio y en la que va ganando fuerza la partitura de Ennio Morricone y la fotografía de Robert Richardson.

Si alguien esperaba un pinchazo de Tarantino, me temo que se equivoca. El enfant terrible está en plena forma, toque el género que toque. ‘Los ocho odiosos’ es buena prueba de ello.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s