Pan (Viaje a Nunca Jamás): Rozar el abismo y quedarse en el precipicio

Peter, un chico rebelde de 12 años, ha pasado toda su vida en un sombrío orfanato de Londres. Durante una noche delirante, se ve transportado desde el orfanato a un mundo fantástico de piratas, guerreros y hadas llamado Nunca Jamás. Mientras vive extraordinarias aventuras, intenta descubrir por qué su madre lo abandonó en el orfanato después de nacer. En compañía de la guerrera Tigrilla y de su nuevo amigo el Capitán Garfio, Peter debe derrotar al implacable pirata Barbanegra para salvar el país de Nunca Jamás y descubrir su auténtico destino: convertirse en el héroe que será conocido para siempre con el nombre de Peter Pan.

criticaPanViajeANuncaJamas-Interior

Salvo alguna secuencia aislada, original, dinámica y entretenida que, mira tú por dónde, termina salvando la película de caer en el abismo (pero la deja en el precipicio y pendiente de un hilo) podemos catalogar a ‘Pan (Viaje a Nunca Jamás)’, como una de las grandes decepciones del año.

Tal vez sea porque era de los que pensaba que teniendo a un director medianamente competente como es Joe Wright y a un actor siempre comprometido (pero horrorosamente caracterizado) como Hugh Jackman, podía salir algo medianamente entretenido en esta vuelta de tuerca a la imaginación de J. M. Barrie y el país de Nunca Jamás, que siempre está bien visitar, pero que esta vez la visita no merece la pena.

A modo de precuela de la conocida historia de Peter Pan y ubicada históricamente en plena II Guerra Mundial, nos encontramos en el día a día de Peter y otros niños de un orfanato, como intentan sobrevivir a los maltrataos de las monjas hasta su inevitable embarcación hacia el país de Nunca Jamás. Y es esta parte inicial, quizás, la parte en la que mejor se desenvuelve la historia, por mostrar algo novedoso, no visto, algo original en una historia que conocemos muy bien desde pequeños.

A partir de ahí, Comienza la relación de Peter con Barbanegra y un joven Garfio, antes de convertirse en enemigos íntimos. Y aquí es donde comienzan los peros, alguna secuencia que no viene a cuento y algunos errores de guión. La acción sucede, por desgracia, con muy poca fortuna y de forma atropellada. Hay planos demasiado arriesgados que dejan entrever unos efectos especiales poco logrados (y es que visualmente, ‘Pan’ no convence desde el minuto diez) en comparación a otras producciones.

Parece una película rápida y precipitada. Por si fuera poco, los secundarios trascurren por la pantalla sin que les cojamos demasiado cariño y se pierde la oportunidad de ahondar en los que ya conocemos.

El contraste entre el inicio y el final, marca el transcurrir de la cinta: hemos pasado de “lo que debería de ser” a “lo que no debería de ser” en apenas una hora y media de proyección. Para cuando llega el desenlace quiere alcanzar algo parecido a un clímax, por muy mona que sea Rooney Mara, los adultos han desconectado por completo. ¿Los peques? Pues hay versiones mejores que disfrutarán más.

Muy floja, tanto que roza el ridículo en más de un momento para bordearlo al límite con algún soplo original. Hay un contraste tremendo entre lo que debería de ser y lo que en realidad es. Lógico y normal que haya sido uno de los pinchazos del año.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s