El secreto de Thomas Crown: La crisis de los 40

John McTiernan, el director de ‘Jungla de Cristal’, ‘Depredador’ y ‘La Caza del Octubre rojo’, comenzó a tener poca repercusión para la crítica a partir del nuevo milenio, coincidiendo con altibajos en su carrera pues tan pronto hacía el innecesario remake de ‘Rollerball’ como divertía con ‘Basic’. Aún así, ‘El Secreto de Thomas Crown‘ tiene un hueco especial en mi filmoteca.

Tras dirigir la soberbia tercera entrega de ‘Jungla de Cristal’, el director John McTiernan se tomó un descanso de unos años que le llevó a estrenar dos películas el mismo año: ‘El guerrero número 13’ y el remake de El caso de Thomas Crown, una película que fue un gran éxito en los años setenta con Steve McQueen y Faye Dunaway.

A los cuarenta años, al multimillonario y distinguido Thomas Crown no le queda nada que demostrar: es un triunfador nato. Pero no se siente satisfecho, así que planea robar un Monet del Museo de Arte Contemporáneo de Nueva York. La policía nunca sospecharía de él, pero sí lo hace una experta y bella detective privada que trabaja para la agencia de seguros del museo. Por esta razón empieza a tantear a Crown por medio de un peligroso juego de inteligencia y seducción.

Y vuelvo a decir que McTiernan tiene algo en su manera de narrar las películas que pocas veces se ve en la actualidad. McTiernan hace que permanezca agarrado a la butaca durante toda la película, sin pestañear, esperando ver que sucederá a continuación. Basta con echar un vistazo a las secuencias (y como la música de Bill Conti acompaña) del robo inicial, o la escena del baile, o todo el desenlace final.

Y si bien sus trabajos repletos de testosterona (las citadas sagas de Schwarzenegger y Willis) me satisfacen en el aspecto visual, si por algo sobre sale ‘El Caso de Thomas Crown’ es por ser una película repleta de estilo y clase. Y no había en los años 90 un actor que fuese capaz de llevar mejor un traje de Armani que Pierce Brosnan. Brosnan, que si bien no me terminaba de encajar como Bond, es el perfecto Thomas Crown: un rico, con dinero por castigo y en busca de emociones fuertes, encuentra por fin la horma de su zapato en una femme fatale intrigante y un poco resabidilla en la mejor interpretación en la carrera de Rene Russo. Es difícil ver recientemente en pantalla una química mayor que la que transmiten Brosnan y Russo.

Si bien es cierto que una de las grandes pegas de la película puede ser que los guionistas se olvidaran de la inteligencia de los detectives de policía, haciendo a Crown es el más listo (y guapo) y que solo ella pudiera hacerle frente (o quizás, su psicoanalista). Pero a servidor no le parece un defecto, si vemos que, durante toda la película, desde los ladrones, pasando por los policías y siguiendo por los empleados del banco, todos van un paso por detrás de Crown. Eso es lo que termina marcando la diferencia de la cinta y haciendo que, para mí, sea una película incomprendida.

La película, con un moderado presupuesto, funcionó muy bien en taquilla, tanto que incluso pensaron en rodar una secuela, ‘The Topkapi Affair’ que se quedó abandonada en el cajón, imagino que por los problemas de McTiernan con la justicia. Pero no es un mal plan recuperar en DVD ‘El secreto de Thomas Crown’, o que la pasaran más habitualmente por televisión para verla tumbado en el sofá.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s