Desayuno con Diamantes: Inmortal Audrey Hepburn

Terminamos la semana con la película que, claramente, inmortalizó para siempre la figura de Audrey Hepburn, ‘Desayuno con diamantes‘. Si amigo cinéfilo, esa película que tienes que ver con tu novia. Pero tranquilo, lo vas a pasar de fábula.

Basada en la novela de Truman Capote, que George Axelrod (responsable del guión) adapta libremente, ‘Desayuno con diamantes’ es una de esas películas completas a nivel de dirección, reparto y guión. Una maravillosa obra del cine clásico que no te puedes perder.

Holly Golightly es una bella joven neoyorquina que, aparentemente, lleva una vida fácil y alegre. Tiene un comportamiento bastante extravagante, por ejemplo, desayunar contemplando el escaparate de la lujosa joyería Tiffanys. Un día se muda a su mismo edificio Paul Varjak, un escritor que, mientras espera un éxito que nunca llega, vive a costa de una mujer madura.

Blake Edwards se puso tras las cámaras para dirigir a George Peppard y Audrey Hepburn, que pasó a ser un auténtico icono del cine y cuya presencia hoy en día sigue estando presente. ‘Desayuno con Diamantes’ es una de las películas más influyentes del cine.

Antaño, cuando las comedias románticas se tomaban en serio y no se parodiaban a sí mismas, Blake Edwards dirigió un brillante ejercicio en una película repleta de estilo. Resulta extraño que sea la adaptación de una obra de Capote (que no he leído) pero lo que es innegable, es que es una película del director de ‘El Guateque’ por el tono del film. Sólo así se entiende la presencia del personaje del vecino japonés interpretado por Mickey Rooney y cargado de todos los clichés posibles.

Para enmarcar la primera escena que abre la película y muestra los títulos de crédito, donde la figura de Hepburn, joven y elegantemente vestida, desayuna frente al escaparate de la joyería Tiffany’s. Hepburn se adueña de la película a cada paso que da, a cada gesto. Parece que el personaje Si bien Audrey Hepburn triunfó posteriormente con ‘My Fair Lady’, su actuación es impresionante. Si en ‘Con faldas y a lo loco’ caías enamorado inmediatamente de Marilyn Monroe, aquí sucede exactamente lo mismo con Audrey.

Poseedora de un gato del que no conoceremos su nombre, vive en un piso tranquilo de alto nivel. Sus joyas y vestidos los saca de los pobres incautos (ricos) que caen enamorados de ella. Sólo la presencia del escritor Paul Varjak (interpretado genialmente por Peppard) enturbiará su pacifica existencia. Pero esto es una comedia romántica, y están condenados a entenderse. Nuestros protagonistas tendrán que lidiar con obstáculos y algún malentendido.

No puede faltar el final feliz con encuentro lluvioso de por medio y cameo del español José de Villalonga que puede resultar un poco irritante a aquellos a los que no les gusta el exceso de azúcar. Aún así, ‘Desayuno con Diamantes’ es una obra indispensable de obligado visionado del Hollywood de los 60.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s