Actores que resucitaron en el cine

Con motivo del estreno de la séptima entrega de ‘A todo gas’, tenemos la última oportunidad de ver a Paul Walker en pantalla grande. Y a pesar de que no logró terminar el rodaje de la película, gracias a su recreación virtual y el uso de sus hermanos como dobles el equipo pudo terminar la película. Vamos a hacer un repaso de aquellos actores que, por un momento, resucitaron en el cine o como sus directores se las ingeniaron para acabar las películas que habían empezado a rodar con ellos.

Bela Lugosi en ‘Plan 9 del espacio exterior’ (1959)

Una historia que ya aparecía contada en la película de Tim Burton ‘Ed Wood’, donde se nos narraba la historia del peor director de cine de la historia. El amigo Ed usó metraje que ya había rodado anteriormente con el actor Bela Lugosi, fallecido en 1956, para su película ‘Plan 9 del espacio exterior’. Pero la historia no acaba aquí, porque incluso usó un doble que no se parecía absolutamente nada a él, así que se ocultaba el rostro con una capa. El resultado es absolutamente nefasto.

Bruce Lee en ‘Juego con la muerte’ (1978)

Película hongkonesa que no pudo completar su rodaje en 1972. Escrita, producida, dirigida y protagonizada por Bruce Lee, fue su última producción cinematográfica. Como se habían tomado alrededor de 100 minutos de material, cinco años después de su muerte, el director de ‘Operación Dragón’, Robert Clouse, decidió terminarla rodando metraje adicional y dando lugar a una película completamente distinta.

Brandon Lee en ‘El Cuervo’ (1994)

Al igual que su padre, Brandon Lee no pudo terminar su última película. Un 31 de marzo de 1993, durante el rodaje de ‘El Cuervo’ (y que terminaría por encumbrarle) una bala del calibre 44 que debía ser de fogueo terminaba con su vida. No faltaba mucho metraje por rodar, así que su director, Alex Proyas, y el equipo decidieron crear mediante imágenes digitales el resto del trabajo que faltaba del actor.

Oliver Reed en ‘Gladiator’ (2000)

Murió repentinamente de un ataque al corazón en la capital de Malta, La Valeta, durante el rodaje de su última película, Gladiator, después de haber ingerido una cantidad considerable de alcohol. Como apenas le quedaban unas escenas para completar su rodaje en la película, el director Ridley Scott pagó 3 millones de dólares a una compañía de efectos especiales para recrear su cara digitalmente para la última escena.

Laurence Olivier en Sky Captain & El mundo del mañana (2004)

Un coñazo de película tan lleno de efectos especiales, que el bueno de Laurence Olivier no se merecía. Kerry Conran, director y guionista de la cinta, quería al mítico actor en la película. Solo había un problema, el actor había muerto en julio de 1989… así que Conran utilizó imágenes de archivo de la BBC para resucitar al actor en pantalla grande.

Marlon Brando en ‘Superman Returns’ (2006)

A modo de homenaje, el director de esta soporífera versión de superman Bryan Singer quería que Marlon Brando repitiera su papel como Jor-El, el padre biológico de Superman. Pero Brando había muerto dos años atrás. El director se valió de efectos especiales e imágenes de archivo.

Heath Ledger en ‘El imaginario del Doctor Parnassus’ (2009)

La trágica muerte del actor Heath Ledger cogió por sorpresa a todo el mundo. Tras dar vida de forma magistral al Joker en ‘El Caballero Oscuro’, Ledger comenzó a rodar esta película fantástica de Terry Gilliam. El actor había completado apenas un tercio de sus escenas cuando murió en enero de 2008. Al ser una película de corte fantástico, Gilliam se las ingenió para reescribir el guión y no perder el trabajo rodado. Como el personaje viajaba a través de un espejo mágico, su solución fue que, cada vez que atravesara el espejo, el personaje de Ledger podía cambiar de rostro. Johnny Depp (que ya había trabajado con Gilliam en ‘Miedo y asco en Las Vegas’), Colin Farrell (amigo de Ledger) y Jude Law le interpretaron en las escenas que faltaban. Los tres decidieron donar el dinero de su actuación en la cinta a la hija de Heath Ledger, Matilda, quien no estaba incluida en una antigua versión del testamento del actor. Un bonito gesto final hace de esta película un visionado obligatorio pues el director cambió los títulos de crédito: En vez de “Una película de Terry Gilliam” se puede leer “Una película de Heath Ledger y sus amigos”.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s