Última llamada: La hora de la redención

Suena un teléfono y podría ser cualquiera, pero cuando suena hay que contestar, ¿No es cierto?. Esa es la premisa de una de las películas más originales que hemos podido ver en los cines en mucho tiempo. No puedes salir de la cabina por culpa de un francotirador y si cuelgas morirás. Ese es el punto de partida de ‘Última llamada‘.

El director Joel Schumacher es conocido en Hollywood por ser el principal culpable de la debacle de la primera saga de Batman. Encargado de dirigir ‘Batman Forever’ y ‘Batman & Robin’, Schumacher hundió en el fango al hombre murciélago del que tardaría en salir hasta la llegada de Christopher Nolan. En su filmografía, Schumacher alterna alguna película comercial curiosa (‘El Cliente’, ‘Asesinato en 8mm’) con auténticos patinazos (‘Bajo Amenaza’). Pero dentro de una filmografía tan irregular, ‘Última llamada’ merece ser rescatada.

En medio de la calle y a plena luz del día el joven Stu Shepard, un ambicioso publicista de Nueva York, se encuentra de repente atrapado en una cabina telefónica debido a las amenazas de un francotirador armado con un rifle con mira telescópica que le está apuntando: si cuelga el aparato, morirá.

Como a cada película, se la tiene que evaluar en el momento y en el lugar en el que son estrenadas. Si bien es cierto que nos quedamos con ganas de saber más cosas sobre la amante, el policía negociador, la mujer o el misterioso francotirador, la premisa de la que parte la película resulta tan estimulante, que quedas enganchado desde el minuto uno y cuando quieres darte cuenta, la película ha pasado en un suspiro con un ritmo trepidante.

Esa cabina telefónica, que fue la pesadilla de Jose Luis López Vázquez en aquel mediometraje español y que ha pasado a mejor vida por culpa de los teléfonos móviles, pasa a ser el único cubículo de seguridad al que se debe aferrar Stu Shepard si quiere salir con vida. Stu, un esforzadísimo Colin Farrell en la mejor actuación de su carrera (hasta el momento de escribir estas líneas), es un representante con aires de grandilocuencia, que aparenta más de lo que es y se aprovecha de las estrellas a las que representa y del pobre becario en prácticas que tiene. Pues Stu está a punto de recibir su merecido gracias a una llamada anónima realizada por un francotirador. Si cuelga: morirá.

Y es ahí es donde entra la maravillosa voz de Kiefer Sutherland en la versión original y donde entra su personaje. Sabemos que Sutherland es el francotirador desde el principio, por lo que estamos deseando que llegue el final, con pequeña trampa y que es un cierre perfecto.

Como decíamos, quizás el guión de Larry Cohen podría darnos alguna pista más sobre algunos de los personajes secundarios, pero en cambio nos otorga algunos diálogos realmente inspirados.

Aprovechándose de un formato multipantalla, heredero de una de las series punteras del momento ’24’, Schumacher acierta en la composición de las escenas, consiguiendo que el ritmo no decaiga ni un ápice y que incluso sintamos pena por el pobre Stu.

Como curiosidad, la película vio retrasado su estreno debido a que en aquellos momentos un francotirador andaba suelto por los Estados Unidos. Debido a la similitud, el estreno se pospuso, lo que no impidió que fuera un rotundo éxito.

Y de regalo, una escena eliminada con Jared Leto:

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s