Homeland (T4): El hundimiento

A pesar de las malas críticas recibidas por la tercera temporada, ‘Homeland’ fue renovada para una cuarta que ha buscado renovarse o morir. Y a partir de aquí y como siempre, cuidadito porque este post va cargado de SPOILERS.

serieHomelandT4-Interior

Para esta cuarta temporada la situación se traslada hasta Islamabad y Kabul, medio año después de la muerte de Brody, con Carrie Mathison siendo asignada a la estación de la CIA en Kabul. Tras las malas críticas cosechadas por la anterior temporada, estaba claro que si se quería seguir ofreciendo ‘Homeland’ (a pesar de que muchos considerásemos el final de la tercera temporada como un magnífico colofón final a la serie) tenía que haber reinvención o resucitación de muertos. Finalmente, se ha optado por lo primero.

Aunque en sus primeros episodios se recupera el brío y la energía de las priemras temporadas, pronto se termina el hilo argumental de la cuarta entrega. Vuelve Carrie, pero más para lo malo que para lo bueno, comportándose cada vez de manera más insoportable y tomando decisiones que no son realmente necesarias. El único personaje con el que llegamos a conectar es con el buenazo de Quinn. Lo peor sucede con Saul.

Los guionistas deciden prostituir el personaje de Saul Berenson, otrora mentor de Carrie, para poder hacer que continúe en la trama. De hecho hay un episodio en el que Saul pasa a ser Rambo. R-A-M-B-O. ¿De verdad es creíble que Saul escape de donde está recluido con un truco a lo Sylvester Stallone?

El nuevo argumento termina por el capítulo seis y es estirado como un chicle durante los episodios restantes, uno menos que las temporadas anteriores y sin ningún tipo de episodio final especial de mayor duración. Mención aparte merece el tostón de episodio final de temporada que nos han colado: un viaje de redescubrimiento de una Carrie obligada a no encontrar el amor porque los guionistas son así de majos. En los episodios anteriores realmente no pasa nada y casi siempre va acompañado de una gran explosión/cliffhanger final para mantener a la audiencia enganchada. Para muestra: el cameo en forma de delirio del sargento Brody, que no puede ser más innecesario.

No me gusta el camino que lleva ‘Homeland’ en esta reinvención, en la que se ha perdido el espíritu de la serie en favor del entretenimiento de manual y de exceso, mucho exceso de Carrie. He echado mucho de menos a Brody, tanto, que me resulta innecesario continuar la serie. Es mi punto y final con ‘Homeland’.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s