La Fuente de la Vida: ¿Podemos vivir/amar para siempre?

‘La Fuente de la Vida’ es una película del director Darren Aronofsky que trata temas como el amor, la vida, la inmortalidad y con la que la crítica de medio mundo se peleó durante su estreno. Quizás nos comemos mucho la cabeza a la hora de ver una película, porque en palabras de su director, la película es “una odisea alrededor de la eterna lucha de un hombre por salvar a la mujer que ama”. Y no puede estar más acertado.

Me suelen gustar bastante, porque no decirlo, las películas envueltas en una cierta polémica. Cuando por fin llegó a nuestras pantallas en el año 2006 ‘La Fuente de la Vida’, fue objeto de debate continuo entre el mundo de la crítica. Dicen que la idea se le ocurrió al director de ‘Pi: Fe en el Caos’, el sobresaliente Darren Aronofsky, tras visionar ‘Matrix’ con el actor Jared Leto. Esa combinación de efectos especiales con un argumento que diera que pensar hizo que Aronofsky comenzase a crear ‘La Fuente de la Vida’.

Pero no le fue nada fácil sacar esta película adelante. En un principio Brad Pitt iba a ser el protagonista de la película con un elevado presupuesto, pero al bajarse Pitt del carro, el presupuesto se redujo considerablemente y no me cabe duda de que seguramente la visión de aronofsky del proyecto también. Con todo y con eso Aronofsky dio a luz una de las películas que se ganan mi aprecio con cada fotograma.

La historia de ‘La Fuente de la Vida’ no es nada simple. Abarca la historia de un hombre en tres líneas temporales: En la primera es el investigador y oncólogo Tommy Creo, que intenta hacer retroceder los tumores cerebrales de un mono a través de los ensayos con animales. Su trabajo está motivado debido a la enfermedad de su esposa Izzi. En la segunda viajamos al siglo XVI en España, donde el Gran Inquisidor Silecio sataniza a la Reina de los españoles, Isabel como una hereje. El inquisidor, poco a poco va conquistando territorios de la Península Ibérica como parte de su plan para tener a España bajo su poder, causando la muerte de los seguidores de la reina a lo largo del camino. Es ahí donde entra Tomás, un soldado al servicio de Isabel, y que conspirará por orden suya contra a Silecio. En la tercera es el astronauta, Tom quien viaja hacia una nebulosa llamada Shibalba, en una nave que también alberga el “Árbol de la Vida”. Tom medita y realiza Tai Chi Chuan, atormentado por visiones sobre Izzi.

Es difícil no querer a una película cuando un director pone tantísimo de su parte para que te enamores de ella. Es lo que pasa con ‘La Fuente de la Vida’. Se, perfectamente, que no es una película perfecta, pero es un clásico en toda regla que me gusta revisionar y redescubrir de vez en cuando. Y con cada nuevo visionado se puede sacar una nueva lectura.

Pero en el fondo, como decíamos en el encabezamiento, la película es la odisea alrededor de la eterna lucha de un hombre por salvar a la mujer que ama, del miedo a la muerte del ser que más amamos. Así de sencillo, y si quieres hacerte (permitidme la expresión) “pajas mentales” mejor ve ‘El Árbol de la Vida’ de Terrence Malick.

Es que es una película que lo tiene todo: Tres realidades: un pasado medieval, un drama del presente y un futuro filosófico se entremezclan en una historia en la que es imposible no enamorarse del rostro angelical de Rachel Weisz. No sé que tiene esta chica, pero aquí y en ‘El Jardinero Fiel’ se vuelve la chica de tus sueños. Ya sea como la reina Isabel o como la frágil Izzi.

Pero luego está la impresionante y desgarradora actuación de Hugh Jackman que es capaz de quitarme el aliento cada vez que se tatúa su anillo en el dedo y roto por el dolor rompe a llorar. Junto a la imagen de Clive Owen apoyado en el árbol justo después de la escena del coche en ‘Hijos de los Hombres’, son las dos secuencias que me han trasmitido mayor tristeza en una sala de cine.

Todo esto aderezado con la genial partitura de Clint Mansell, con una puesta en escena cuidada y decente. Más de una vez he pensado que ‘La Fuente de la Vida’ con un poco más de presupuesto habría sido sumamente espectacular, pero Aronofsky es un director cuidadoso y no se le notan carencias en ese aspecto.

Es que, si echamos un vistazo a su tráiler, la música, los pequeños fragmentos de escena que se nos muestran, es cierto que parece que va a ser una película muy comercial y al uso por lo que puede engañar un poquillo, pero todo en el tráiler te está diciendo “por favor, dame una oportunidad”, “Tienes que verme”.

Como curiosidad, el proyecto se canceló en 2002 tras las desavenencias entre productores y director. Viendo que posiblemente nunca se llegase a rodar el guión fue adaptado a novela gráfica por el dibujante Kent Williams con total libertad creativa por parte de Aronofsky. Así vio la luz, publicada por DC Comics “The Fountain” (La Fuente), a través de la editorial Vertigo y paralelamente a la producción de la película.

Imprescindible, al menos, darle un visionado.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s