Drácula – La Leyenda Jamás Contada: Guilty Pleasure

En el Año 1462, Transilvania disfruta de un prolongado periodo de paz bajo el dominio del justo y luchador Vlad III, príncipe de Valaquia, y de su amada esposa Mirena. Juntos han firmado tratados de paz para el país y se han asegurado de que el pueblo esté protegido del avance del Imperio Otomano, decidido a conquistar el mundo. Pero cuando el sultán Mehmed II exige que se le entreguen mil niños, entre ellos el hijo de Vlad, para incorporarlos a las filas de su ejército, Vlad se enfrenta a una difícil decisión: hacer lo mismo que hizo su padre con él y entregar a su hijo al sultán, o buscar la ayuda de un monstruo para derrotar a los turcos, a sabiendas de que su alma será encadenada para la eternidad. Vlad viaja a la Montaña de la Muela Rota, donde busca a un terrible demonio para llegar a un trato con él. El príncipe tendrá la fuerza de cien hombres, la velocidad de una estrella fugaz y el poder de derrotar al enemigo, pero a cambio sufrirá una sed insaciable de sangre humana.

criticaDraculaLaLeyendaJamasContada-Interior

A pesar de que a la crítica de medio mundo, esta nueva versión del Drácula de Bram Stoker no les ha gustado, servidor les va a llevar la contraria. No sé exactamente qué es lo que esperaban encontrarse una vez mostradas las cartas en su tráiler, que no llamaba mucho la atención. Lejos de ser una versión fiel a los relatos de Stoker, esta nueva versión prima el espectáculo por encima del contenido. Y sólo aquel que entienda ‘Drácula: La Leyenda Jamás Contada’ de esta manera, podrá disfrutar de ella.

Esta nueva versión de Drácula (lejos queda ya aquella tediosa película protagonizada por Gerard Butler) es cine palomitero cien por cien. ¿En qué se diferencia por ejemplo de ‘Yo, Frankenstein’, en que aquí no se viola la historia sin ningún sentido. Se han cogido matices y toques de historia, pero sobre todo, se ha cuidado la imagen. Hay planos muy bien conseguidos y aunque en algún momento se corren ciertos riesgos (ese plano de la caída… ejem). Pero ante todo, este Drácula es una película cuidada y mimada para no acabar cayendo en lo demencial.

Luke Evans, actor a apuntar por aquellos que no le conozcan, se luce soportando perfectamente el peso de una producción sobre sus espaldas. Con menos matices que el Drácula de Coppola (haciendo que sea más fácil de interpretar), Evans aporta físico, frescor y juventud al personaje. Bien Dominic Cooper y agradecida participación de Charles Dance (aficionados de ‘Juego de Tronos’, ¿le reconocéis?)

Cine palomitero 100%. Acierta justo donde fallan ‘Transformers’ o ‘Yo, Frankenstein’.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s