Up: Un merecido hueco en esta sección

2 Oscars, 2 Globos de Oro, 2 Premios BAFTA, el American Film Institute situándola en el Top 10 de las Mejores películas del año 2009… ¿De qué película estamos hablando? ¿En Serio? ¿Me estás diciendo que es una película de animación? ¿Me tomas el pelo? No amigo, y si dudas es que no has visto ‘Up’.

Podríamos hablar un día, largo y tendido, del antes y el después que ha supuesto en la creación de películas para toda la familia, la incursión de la factoría Pixar. Hablaríamos sin reparo del grandísimo trabajo, esfuerzo, dedicación y, aunque suene cursi, amor que hay detrás de cada película. Pero sobre todo mencionaríamos el salto de calidad que ha pegado el género desde la incursión de ‘Toy Story’. Que a todos y a todo se le pueden poner pegas, pero que cuando películas como ‘Up’ o ‘Wall-E’ son candidatas a la mejor película en la ceremonia de los Oscar es por algo.

Centrándonos más concretamente en la maravillosa ‘Up’, tenemos que contarla historia de Carl Fredricksen, un viudo vendedor de globos de 78 años que consigue llevar a cabo el sueño de su vida: enganchar miles de globos a su casa y salir volando rumbo a América del Sur. Pero ya estando en el aire y sin posibilidad de retornar Carl descubre que viaja acompañado de Russell, un explorador que tiene ocho años y un optimismo a prueba de bomba.

Otro día hablaremos de lo grande que es ‘Buscando a Nemo’, de las virtudes de ‘Wall-E’ o de la simpatía de ‘Monstruos S.A’ o ‘Los Increibles’. El problema es que ‘Up’ me llega directamente al corazón desde el minuto diez, cuando Carl y Ellie ya se conocen y deciden casarse. En ese momento, con la genial música de Michael Giacchino de fondo, vemos los años pasar y todas las cosas buenas y malas que les suceden hasta que Carl se queda solo, convirtiéndose en un viejo cascarrabias… con un gran corazón.

Sin diálogos. Repito: SIN DIÁLOGOS.

No se me caen los anillos si hablamos de los mejores cuatro minutos y diez segundos del cine de animación reciente. La más emotiva de las escenas, la más preciosa. Maldita sea, a esas alturas de película muy mal lo tienes que hacer para bajar el listón.

Lo que sucede es que el listón no baja nada en absoluto: Después de que entremos en materia, de que seamos participes de la historia, viene todo lo bueno del cine de Pixar: la preciosidad y belleza de los insospechados paisajes o la fotografía, los secundarios robaplanos (ese perro Dug, me sigue entusiasmando cada vez que la veo). Llena de valores (amistad, amor, medio ambiente, solidaridad) y un mensaje importantísimo escondido dentro de un libro de aventuras que, de vez en cuando, deberíamos revisar.

Porque hacer películas de esta calidad en un tiempo en el que prima el espectáculo por encima de todo y los efectos especiales son la religión y el pan de cada día, Pixar se curra unas películas estupendas y divertidas tanto para los niños y niñas como para los mayores que les acompañan.

Porque ‘Up’ tiene magia en cada plano, persecución, chiste y situación. Porque creo que ‘Up’ es perfecta desde el minuto uno hasta su conclusión final. Porque ‘Up’ es una obra maestra y clásico de cine inmediato.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s