Sharknado 2 – The Second One: Tienen la fórmula

Cuando un gran huracán golpea la ciudad de Los Ángeles causando inundaciones por toda la ciudad y tornados que escupen tiburones, todos creen que ha sido un hecho puntual. Pero una gran tormenta de tiburones sacude el avión con destino a Nueva York en el que viajan el surfista Fin y su ex-esposa April hará presagiar la peor de las sospechas: Un gran sharknado se aproxima.

criticaSharknado2-Interior

Lo único que se me ocurre decir ante este invento es que la productora, The Asylum, ha dado con la fórmula correcta para atraer a un determinado (y cuantioso público) público. Uno ve las asombrosas cifras de audiencia que tuvo la secuela de ‘Sharknado’ en USA y puede quedarse asombrado horas y horas.

¿Es un cine de calidad? ¡En absoluto! ‘Sharknado 2’ está a leguas de ser una película que recomendaría ver a cualquier persona. No tiene absolutamente nada reseñable en la dirección, actuación, efectos especiales… ¡todo está a años luz de una producción cinematográfica de primera categoría! ¿Entonces?

La única manera de disfrutar de la saga ‘Sharknado’ (porque visto lo visto, esto va para largo) es apagar y desconectar nuestras neuronas. Da igual que se estén violando las leyes de la física, la química y del universo que conocemos en general. En el mundo de la película los tiburones vuelan y son una amenaza muy REAL. Si aceptamos ese punto de partida ‘Sharknado 2’ tendrá alguna posibilidad de hacernos disfrutar.

A partir de ahí la secuela (con el subtitulo “The Second One” nos indica lo poco que se han currado el asunto) empieza fuerte. Una gran odisea de tiburones ataca el avión en el que viajan los protagonistas de la anterior película.

Sin tiempo para llorar a los muertos y dejando olvidados secundarios por el camino, los protagonistas intentaran reunirse en familia para afrontar todos juntos el ataque de los tiburones. Aquí la película se deja desear, tomándose su tiempo no-se-sabe-muy-bien-porqué para ofrecer unos últimos veinticinco minutos de película delirantes en los que nos encontramos homenajes al anterior film y más allá, porque lo que sucede con el personaje de Tara Reid es para “mear y no echar gota”. Me vino a la cabeza aquella película de Robert Rodríguez y la muchacha de la pierna-ametralladora.

Si disfrutasteis de la primera entrega, lo haréis con la segunda.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s