Juego de Tronos (T4): Exijo juicio por combate

Tras la emisión del episodio final de temporada el pasado domingo, ha llegado la hora de hacer el repaso a la cuarta temporada de ‘Juego de Tronos’, probablemente la temporada más madura y la mejor de lo que llevamos de serie.

serieJuegoDeTronosT4-Interior

Aunque he tardado quizás, un poquito más de lo normal, en entrar al trapo con ‘Juego de Tronos’, es innegable que a su cuarta temporada he llegado más que enganchado, culpa de la gran escabechina montada en el capítulo nueve de la tercera temporada. Pero también es cierto que algunas series alcanzan un punto álgido en el que la narración de la historia casi se encamina sola, empiezan a suceder cosas bastante importantes y, cómo no, el invierno se avecina. Es lo que sucede en la cuarta temporada de ‘Juego de Tronos’.

Abandonando largas presentaciones de personajes que ya conocemos y metiéndole una marcha más a la narración, aunque aparezcan algunos nuevos (desde aquí, larga vida a la víbora) la historia no se entorpece. Da tiempo a que vayan sucediendo muchas más cosas que en las primeras temporadas y casi no hay ningún episodio de relleno (de esos de “habláis mucho, pero deberíais morir alguno o meter una batallita de por medio”).

Ahora tenemos capítulos muy variados, con distintas tramas y donde todos los personajes parecen importantes en el destino del resto de personajes. Grandes escenas, como la batalla del muro muy bien rodada llena de travellings y juegos de cámara. O ese final del octavo episodio con la batalla entre la montaña y la víbora.

Así el personaje de Jon Nieve empieza a coger forma, lejos todavía de la heroicidad a la que parece destinado. Su historia con la pelirroja ha dado lo suficiente de sí como para que no pareciese un personaje de relleno. Mucho mejor ha estado toda la trama que ha rodeado Desembarco del Rey, con un Tyrion que vuelve a revelarse como uno de los mejores personajes de la serie (y Peter Dinklage pidiendo a gritos un Globo de oro por combate). Daenerys Targaryen sigue molando, pero ojito que ya la va tocando el tema de atacar, ¿eh?. Y Arya siempre será la Stark molona. Me sigue faltando quizás saber un poquito más, porque va con cuentagotas, de los caminantes blancos.

A diferencia de las últimas temporadas, el punto álgido de esta última ha llegado justo después del último episodio para que nos quedemos con ganas de más. Un episodio que se ha encargado de repartir cierta justicia entre los personajes y que hace que la sensación final global sea mucho mejor.

Es decir, que volveremos a Invernalia el año que viene.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s