Hannibal (T2): La taza se rompe

La revisión de las novelas de Thomas Harris sobre la visión del personaje de Hannibal Lecter que está desarrollando Bryan Fuller para la cadena NBC logró la renovación la temporada pasada in extremis, pero parece que habrá incluso una tercera. Que no continuara significaría perder una serie top del panorama actual.

serieHannibalT2-Interior

Flaco favor le hace ‘Hannibal’ a muchas de las series de hoy, como por ejemplo ‘The Following’ (que las he visto casi a la par) pues claramente la serie desarrollada por Fuller, a pesar de sufrir para ser renovada, apuesta claramente por su estilo, su forma y su manera de contar las cosas. El cuidado, el detalle, el mimo con el que se narra cada parte de la trama es digno de elogio.

Podría esta segunda temporada haberse vuelto más convencional, tirar por los derroteros de siempre y ofrecernos un Hannibal que ya vimos en las distintas versiones cinematográficas… pero es todo lo contrario. ‘Hannibal’ se ha vuelto una serie más madura, compleja e interesante de lo que cabría esperar tras su primera temporada.

Recuperamos la trama justo donde la dejamos, con un Will Graham confundido y en prisión, creyendo ser el causante de los últimos asesinatos cometidos. Pero algo en su interior sabe que el Dr. Hannibal Lecter tiene algo que ver. Con Jack Crawford y la Dra. Alana Bloom como únicos apoyos, aparecerá en escena el enigmático Mason Verger.

Siguen esas alucinaciones marca de la casa plagando la trama y que ayudan a conectar con el personaje de Will Graham (un excepcional Hugh Dancy), ayudándonos a entrar la mente del psicópata.

Y aunque la aparición de los hermanos Verger (y la relevancia que debe de tener en futuras apariciones en la historia ideada por Thomas Harris) acelere más si cabe la trama en su parte final, en los trece episodios totales de la temporada suceden más cosas que en muchas series en su conjunto global. Verger es el encargado de detonar un final explosivo, cuasi-apocalíptico y que encumbra bajo la lluvia a su icónico personaje principal: Lecter trasmutado en un Mads Mikkelsen que pide a gritos el Emmy o Globo de Oro o lo que sea.

Cuando uno pensaba lo que podía suceder en la primera temporada nunca imaginó el final que deparaba aquella. Pues sucede exactamente lo mismo ahora. Cuando parece que los límites de la novela dan por finalizada la imaginación, Fuller se saca un nuevo as de la manga. No le importa mandar todo a la porra porque está absolutamente convencido de su visión sobre Lecter.

De lo mejorcito de la televisión actual.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s