The Blacklist (T1): Historias de espías

La NBC estrenó este año la serie ‘The Blacklist’, creada por Jon Bokenkamp y protagonizada por James Spader, Megan Boone, Diego Klattenhoff y Ryan Eggold y que ha funcionado bastante bien entre el público. Al menos, lo suficiente como para garantizar una segunda temporada a la altura.

serieTheBlacklistT1-Interior

Raymond “Red” Reddington es uno de los criminales más buscados por el FBI. Cuando aparece delante de la sede del FBI para rendirse, establece una extraña alianza para deshacerse de peligrosos criminales y terroristas, que han sido sus supuestos aliados durante años. Red solo cooperará si la novata Elizabeth Keen está en el equipo. Keen, una analista de perfiles junto al resto de su unidad, irán cazando a los más peligrosos criminales mientras Red le alerta sobre la identidad de su marido, pues no es quien dice ser. En las últimas dos décadas, Red ha hecho una lista de los criminales y terroristas más peligrosos. “La lista negra”.

Aunque lo mejor es encontrarse la serie de sopetón y no saber absolutamente de que va la vaina, ante tal argumento es difícil que ‘The Blacklist’ no te resulte interesante y llamativa de partida. Su estructura se basa en capturar a un miembro de la lista en cada episodio (salvo que sea doble) y desvelar misterios de la vida de la agente Keen. Y si bien es cierto que le pasa un pelín factura que la temporada tenga 22 episodios (no todos los casos que tratan son igual de buenos), ‘The Blacklist’ logra intrigar con su argumento principal y el personaje/actuación de James Spader.

James Spader. Madre mía.

Creo que la última vez que vi a James Spader en el cine fue en ‘Stargate’ y luego pillé un día en la televisión ‘The Watcher’. Un tipo rubio, con el pelo largo y delgadito. Pues bien, todo el pelo que ha perdido lo ha ganado en saber actuar. Temple, pose, saber estar, saber actuar. Su personaje juega en la delgada línea de lo que vamos a denominar “Síndrome de Horatio Caine” (el cuál puede resultar tedioso en David Caruso): sabe más que tú y es más listo. Acéptalo. Pero a diferencia de David Caruso, Spader tiene un aplomo y carisma aplastante. Al menos, durante esta primera temporada se ha salido. Veremos como evoluciona.

Por que sí, no es la primera serie que veríamos que se va al traste tras empezar divinamente bien. Veremos que secretos nos tienen guardados para la segunda temporada, pero que se anden con ojito, pues no creo que sea una serie que deban alargar en exceso.

El resto del reparto se complementa bastante bien y aunque Megan Boone debería lucir mejores maneras, no desentona como la protagonista. El problema es cuando se ve las caras con Spader, que se la come viva.

Su buen final de temporada, tan intrigante como espectacular (si Berlin es el número 8, ¿Cómo y quienes serán los que están por encima de él?) nos ha deleitado con cameos especiales de actores conocidos que han funcionado bien.

La seguiremos atentos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s