La Gran Revancha: Quizás hace 20 años y con otro guión

Treinta años después de su última pelea, Billy ‘El niño’ McDonnen y Henry ‘Navaja’ Sharp, dos boxeadores rivales, se dejan persuadir para postergar su jubilación y volver a enfrentarse en un nuevo combate.

criticaLaGranRevancha-Interior

Quizás, hace veinte años, cuando Sylvester Stallone era el rey de la taquilla con sus películas de acción y aún era capaz de expresarse facialmente y cuando Robert De Niro aún no había hundido miserablemente su grandiosa filmografía, quizás entonces esta película hubiera cobrado algún sentido. Ahora, en el momento actual en el que se encuentran aquellos que interpretaron a Rocky Balboa y a Jake La Motta, hace que recordemos momentos mejores y sintamos pena por ellos. No se lo merecen, pero son los primeros que se han metido a hacer la película y han decidido mofarse de ellos mismos y cometer el sacrilegio de tirar su reputación por los suelos. Así que algo de culpa tienen.

Vergüenza ajena. Clara y llanamente. Es lo que sentí en algunas fases de la película. Aunque sus dos protagonistas pongan todo su empeño en que funcione (en especial De Niro), el guión es tan sumamente malo, que el decimocuarto chiste sobre el estado físico de los contrincantes ya no hace gracia. Y esto es en el minuto cuatro de película. Ese conjunto de chistes sin gracia que pasan por ser el guión tiene la desfachatez de culminar su historia con un final tan edulcorante como vomitivo (¡Sí! ¿Por qué no? ¿Cómo puedo hacer que los dos personajes salgan ganando?).

No faltan las coñas y parodias a sus personajes emblemáticos y es aquí donde la película hace más daño. El personaje de De Niro se arranca a contar unos chiste mientras que el de Stallone va a golpear a lo Rocky un trozo de carne y Arkin le para los pies para sacar un chiste fácil. ¡Por favor!

Por si fuera poco, Alan Arkin se ve reducido a un mero chiste con audífono. Y Kim Basinger pasaba por ahí cuando rodaban la película y la metieron en la película. Encima el asunto podía cortarse a la hora y media de película, pero es que dura dos horazas enteras. No tiene perdón. Es una película tan artificial como el photoshop que se desprende del póster.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s