Dolor y Dinero: Creo en el Fitness

En los años 90, unos culturistas de Florida planean el secuestro, robo y asesinato de un adinerado empresario. Sin embargo, la víctima no fallece y se recupera en secreto. De hecho, contrata a un detective privado para que localice a sus captores con el propósito de vengarse de ellos.

criticaDolorYDinero-Interior

Siempre he considerado a Michael Bay un director con talento malgastado. Pocos tienen un sentido del espectáculo como el que tiene él y muchos de sus encuadres en películas de acción son dignos de elogio. Pero a Michael Bay le pierde el consumo por el consumo y las grandes producciones. Le odio (casi a muerte) por culpa de sus saga ‘Transformers’ (las dos últimas entregas eran para pegarse un tiro) y me huele que cuando salga la cuarta entrega le volveré a odiar. Ahora estrena ‘Dolor y Dinero’ y llamadme loco pero quizás los astros se han alineado y han hecho que recupere la fe, pues es su mejor película desde ‘La Roca’.

Con el aliciente de estar contándonos una historia real y manejándose con muy poco presupuesto (los 25 millones resultan escandalosamente pequeños frente a los 200 que suele manejar), Michael Bay te muestra sus mejores virtudes en una película sobre la estupidez en la condición humana. Tres culturistas de gimnasio que llevan la máxima “Creo en el fitness” tatuada en el corazón y que son primos hermanos del Brad Pitt de ‘Quemar después de leer’, quieren dar el golpe perfecto (no en vano, han visto muchas películas) para vivir por fin el sueño americano. Y solo en un país como en los Estados Unidos, podrían estar a punto de conseguirlo.

Y funciona todo tan bien que te quedas pasmado viendo lo que sucede en pantalla. El metraje corre sin que te des cuenta mientras el film te recuerda que “aún sigue estando basado en hechos reales”. Funciona porque a Mark Wahlberg no le pide excesos que no sabe dar y se deja llevar por su personaje genialmente escrito en el guión de Christopher Markus y Stephen McFeely. A quien si que se lo podemos pedir es a Dwayne “The Rock” Johnson, con un papel que es capaz de sacar de él lo mejor que sabe en una actuación encomiable (resulta gracioso, quieras o no, ver a un grandullón como él ponerse a llorar en pleno juicio). ‘Dolor y Dinero’ es la enésima razón por la que redescubrir a Ed Harris, uno de los mejores actores de la historia del cine.

Es una película sobradamente estúpida sobre gente que lo es aún más, y es por eso que acaba resultando hipnótica y genial. Es demencial, tiene frases de guión (¿Sabes?, ¡Jesucristo me dio muchos dones, entre ellos, la habilidad de noquear a la gente!) memorables y te dará algo de que hablar con los amigos. ¿Qué más se puede pedir?

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s