Star Trek – En La Oscuridad: Puro espectáculo

Cuando a la tripulación de la nave Enterprise le ordenan que regrese a casa, en la Tierra se enfrentan a una terrorífica fuerza que, aparentemente desde dentro, ha perpetrado un ataque a la cúpula de la Federación y todo lo que ésta representa, sumiendo a la flota en una profunda crisis. Para intentar solucionar el problema, y con un asunto personal que resolver, el capitán Kirk encabeza una incursión a un planeta en guerra para capturar a un hombre que es un arma de destrucción masiva. A medida que nuestros héroes se van sumergiendo en una épica partida de ajedrez a vida o muerte, la lealtad se verá puesta a prueba, las amistades se romperán, y habrá que hacer ciertos sacrificios por la única familia que le queda a Kirk: su tripulación.

criticaStarTrekEnLaOscuridad-Interior

Da gusto ver un blockbuster de estas características. En un momento en el que se prima la acción y se olvida el guión, J. J. Abrams coge el traje de faena y nos brinda una espectacular secuela repleta de acción, emoción, fantasía e imaginación. No faltan los guiños, las referencias cinéfilas del que es, para mí, el sustituto y relevo perfecto de Steven Spielberg.

Desde el minuto uno hasta el 130, tenemos la sensación de estar asistiendo a un espectáculo de acción y aventuras que pasa en un suspiro. Tiene sus picos de acción, como toda montaña rusa (en efecto decae el ritmo en algunos momentos) pero el resultado final es tan gratificante que permanece en tu memoria.

Y quédense, ante todo, con un nombre: Benedict Cumberbatch. El guión logra que su personaje entre en el olimpo de los grandes villanos del cine. Pero él, ÉL, transmite con una mirada fría e impasible mucho más. Y mira que Chris Pine hace palpable al Capitán Kirk, que Zachary Quinto con sus tics a lo Sheldon Cooper no parezca del todo humano (y al final, en un estallido de rabia me lo parezca) y que Karl Urban y Simon Pegg sean tan buenos compañeros de aventuras. Da igual. Cuando Cumberbatch está en la pantalla de cine el mundo se detiene para oír sus amenazas. Un villano ejemplar e inolvidable, que eleva la cinta de un genial espectáculo a un brillante y vibrante cinta de ciencia ficción.

Y como digo, J. J. Abrams está tan cómodo en este mundo de naves espaciales y recónditos espacios interplanetarios, que se permite lujos como el de sacar el Enterprise de debajo del agua en una preciosa secuencia. Puede incluso olvidarse de la velocidad espacial e implantarla en una genial persecución a pie final. En sus manos, la galaxia trekkie está en buenas manos y me huelo que ‘Star Wars’ (recordemos que es el futuro director de la siguiente trilogía) también.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s