Homeland (T1): El enemigo en casa

Llego tarde, muy tarde, al espectáculo visual que es para el espectador televisivo ‘Homeland’. Es de estas series que sabes que son muy buenas pero que, por falta de tiempo, no he podido ver. Por fin queda la cuenta saldada y con gratitud tras ver la espectacular primera temporada que se han montado. Tanto me ha gustado que me he puesto inmediatamente con la segunda que espero analizar la semana que viene.

serieHomelandT1-Interior

Basada en la serie israelí ‘Hatufim (Secuestrado)’ y desarrollada por Howard Gordon y Alex Gansa, narra la historia de Carrie Mathison, una agente de la Agencia Central de Inteligencia que ha llegado a creer que un marine estadounidense (Brody), que fue hecho prisionero de guerra de Al-Qaeda, se convirtió en el enemigo y ahora representa un riesgo significativo para la seguridad nacional. Es en ese momento donde comienza el clásico juego del gato y el ratón.

Transmitida por Showtime y producida por la Fox, la serie juega muy bien con la intriga del Marine Brody… ¿es o no un terrorista de verdad?. Se basa mucho en la sobria interpretación de un frío y sorpresivo Damian Lewis, y digo sorpresivo debido a que recuerdo su excentricidad en aquella película de marcianos titulada ‘El Cazador de Sueños’ y no encuentro comparación con la actuación que aquí realiza. Y eso que el actor no necesitó pasar por un casting previo para hacerse del papel debido a que los productores le vieron en la película ‘Keane’.

Pero creo que sin lugar a dudas el plato fuerte de la serie es la absolutamente genial Claire Danes. Ella da vida a la agente Carrie, pelín desequilibrada mentalmente por un trastorno bipolar, Danes hace acopio de todo un repertorio de gestos, de una mirada frágil capaz de hacerte llorar en cualquier momento. Y es que su personaje en 12 episodios pasa de estar convencida de su culpabilidad a todo lo contrario y vuelta para atrás. Para preparar su personaje, la actriz contactó con agentes de la CIA y vio videos sobre personas con trastorno bipolar.

Danes se apoya en un guión muy inteligente que va desvelando poco a poco la trama de manera muy cuidadosa. En cada capítulo nos van dejando miguitas de pan y nosotros, como espectadores, tendremos que creer en la culpabilidad o no de algunos de los personajes. Y es cierto que algunas de las tramas secundarias no son tan atractivas como deberían, la trama central resulta tan interesante que engancha de principio a fin.

La serie ha ido creciendo en fans hasta el punto de que Barack Obama tiene la colección completa autografiada por Damian Lewis, que le escribió «De un musulmán a otro«. A este Lewis le pierde el personaje.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.