Frenético: En el país equivocado

La versatilidad de Roman Polanski para rodar historias diabólicas (‘La Semilla del Diablo’), historias de guerra (‘El Pianista’), historias incomprensibles (‘El quimérico inquilino’) se hace patente si repasamos su filmografía. Es un director que tiene un excelente sentido para encontrar el pulso a la historia y narrarla de manera inteligente. Es por eso que ‘Frenético’ la considero imprescindible.

Es cierto que actualmente Harrison Ford no está en su mejor forma y le han pasado factura los últimos bodrietes que ha realizado. Pero sería injusto tildar a Ford de actor taquillero solo por aparecer en la saga de ‘La Guerra de las Galaxias’ o en ‘Indiana Jones’. Además tiene otros personajes muy interesantes como sus interpretaciones como Jack Ryan en ‘Peligro Inminente’ o el caso que aquí nos ocupa.

‘Frenético’ nos narra la historia de cómo una asistencia a una conferencia en París, le brinda al doctor Richard Walken y a su esposa la oportunidad de revivir su luna de miel. Pero, nada más instalarse en la habitación del hotel, su mujer desaparece misteriosamente. Completamente solo, en un país desconocido cuyo idioma ignora, Walken la buscará desesperadamente. La única pista que tiene es un número de teléfono apuntado en una caja de cerillas, pero, a partir de ahí, la trama se irá complicando hasta convertirse en una auténtica pesadilla.

Es una cinta muy interesante que comienza de manera pausada, para ir complicando la trama poco a poco. Ahí entra en juego la actuación de Ford que encara el papel con valentía. Él es un tipo normal, un cualquiera (muy en sintonía con su papel de ‘El Fugitivo’). Nos da la sensación de que lo que le está pasando a él nos podría suceder a nosotros en cualquier parte del mundo. En ese caso, ¿qué haríamos? Pues ahí es cuando Polanski nos tiene en el bolsillo.

Todo eso aderezado de por la música de Ennio Morricone, creando la inquietante atmósfera del film. Ojo con la canción “Libertango” del argentino Astor Piazzolla, que se escucha en momentos clave de la película.

Es cierto que el final se va hacia lo comercial, pero el resultado es tan satisfactorio que es una de las mejores películas de Roman Polanski y sin ella no se entienden otras elecciones en su carrera, como la reciente y sobrevalorada ‘El Escritor’. Una película muy recomendable para entender a los que seguimos defendiendo a capa y espada a Harrison Ford.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .